Lopito se despide con esta carta

“Queridos azulillos/as:

Ante la noticia surgida esta mañana en relación a la extinción de mi contrato por parte del Linares Deportivo, quiero indicar en primer lugar que, ésta, se produce en contra de mi voluntad, siendo exclusivamente decisión de la entidad.

Esta mañana me presenté en nuestro glorioso estadio para realizar el entrenamiento junto al resto de mis compañeros y, al llegar al vestuario, se me ha comunicado que debía dirigirme a la sede del club.

Una vez allí, presidente, director deportivo, entrenador y ayudante del entrenador, me han comunicado la pérdida de confianza en mi persona y por tanto, la firme decisión de rescindir mi contrato.

Lamento no poder defender la portería de mi querido Linares Deportivo. Es la segunda ocasión en la que me veo obligado a marcharme de mi casa, y es la segunda vez que lo hago con una profunda tristeza.

No obstante me llevo algo que jamás podrán arrebatarme, como los momentos vividos tras el gol de Chendo después de una contra que forzaba una tanda de penaltis que quedó grabada en mi memoria.

Fue una pena no lograr el ascenso y esa espina también me la llego clavada. No obstante confió en que más pronto que tarde el Linares Deportivo estará donde se merece y yo estaré ahí, inmensamente feliz como un azulillo más.

Ahora, en lo personal, toca mirar al futuro, un futuro complicado por el poco tiempo que resta para el inicio de la temporada y por lo que encontrar equipo va a ser complicado después de haber rechazado interesantes ofertas en semanas anteriores.

Sin más, se despide un azulillo que no estuvo de paso; se despide un azulillo de corazón. ¡Te quiero, Linares!” comunicaba el ya ex guardameta del Linares Deportivo